Así fue el concierto de Dexler y Ferreira

10731162_817353221657803_3014105241941445663_n1911887_804525559607236_8800868627150829050_n1506489_817795544946904_2731626086045110921_n10389556_817321394994319_6080007828441444257_n

10482604_817732881619837_2414926188348726261_n Las luces iban acorde con la música y transportaban a un mundo paralelo entre nuestra materia y los sonidos. En cada pausa, desde todos los ángulos se escuchaba al público gritar: “Al otro lado del río”, “Todo se transforma”, “Mi guitarra y voz”, “Inoportuna”, “Cai, creo que caí”, esperando ser complacidos con su canción favorita. Y lo fueron, pues este concierto fue como estar en un encuentro entre amigos donde hay dos que cantan.

Ya hacía bastante tiempo que Santo Domingo esperaba este encuentro con Jorge Dexler y fue posible gracias a la determinación de Alex Ferreira, quien lo conoció colándose en su fiesta de cumpleaños hace algunos años y desde entonces surgió una hermosa amistad que unió esfuerzos y logró que Santo Domingo Pop produjera el concierto. Dexler dió gracias a José Antonio Rodríguez (Nono) y a todo su equipo por la producción.

Por su parte, el concierto de Alex Ferreira estuvo cargado de la naturalidad y chispa eléctrica que provocan sus canciones. Él comentó al público que el hecho de venderse todas las boletas en tiempo récord y luego tener que habilitar un segundo día es muestra de que Santo Domingo desea mucha mas cultura, arte y buena música. Este medio está de acuerdo.

Ferreira y Alex debían cantar algo juntos y la canción elegida fue “Té para tres”, de quien recién partió, Gustavo Cerati (quizás ahí estaba, con el deseo de todos).

Hubo más: Confesiones de amor fallidas (Dexler dijo que no puede caer en poligamia), las parejas se pararon a bailar dos canciones románticas animados por Dexler (sí, el amor de tu vida y las canciones en vivo de ¡Drexler!), el concierto se convirtió en una pista de baile cuando Drexler decidió hacerlo con alguien del público; se declamó poesía de Rubén Darío, se conversó cual si fuera un viejo amigo, cantó “La Bilurrubina” de Juan Luis Guerra y la recepción inicio con la música de Nelson García a las 7:30 p.m.

En el escenario quedó demostrado como una persona que ha ganado tantos reconocimientos, desde los dos recientes Grammy Latino hasta un Óscar (solo por mencionar algunos), no permite que los humos se le vayan a la cabeza, pues trata con tanta educación a todo su equipo: presentó desde el gerente del tour, su banda, el iluminador, sonidista y hasta el encargado se asistirle y arreglar el micrófono.

Pero no todo fue música y encuentros, el concierto apoya la causa de niños con parálisis cerebral a través de la fundación Nido para Ángeles. Durante el intermedio del concierto los asistentes podían adqurir agendas del 2015, que permanecerán a la venda en las oficinas de la fundación para obtenerlas al por mayor y detalle, por un costo de 500 pesos.

Esta noche sigue el concierto ¡No te lo pierdas!

Fotografías: Santo Domingo Pop

Read the rest of this entry

A %d blogueros les gusta esto: