Paula y la danza del vientre

Cuando se siente pasión por lo que se hace todo lleva al éxito. Paula lo sabe muy bien. Una de sus tantos talentos es la danza oriental, cual la ha llevado a acumular experiencias tanto en Estados Unidos como en República Dominicano, donde abrió la escuela que hoy día cierra porque Paula dice “hasta luego”, parte a EE.UU., a seguir creciendo profesionalmente.

En esta entrevista, cuenta sobre como llegó a encontrar su vocación y cuáles son sus metas.

Paula y la danza de vientre
Paula y la danza de vientre

¿Por qué elige especializarse en danza oriental? 

Todo empezó de manera casual en un gimnasio al que asistía: “Club de la Salud”, en Bella Vista. Noté que daban esas clases, luego de los aeróbicos. Ya tenía experiencia en la danza por haber trabajado con “La Pinky”, pero pensaba que no podría tomar clases de danza oriental porque no era tan delgada como la profesora llamada Oemil. Ella me sacó de mi equivocación y me invitó a probar una clase. Todo fue tan natural, como si siempre hubiera escuchado esa música y como si siempre hubiera hecho los pasos de esa danza, tanto que me invitó a ser parte de su cuerpo de baile a las pocas semanas. Desde el primer día me enamoré. Conocí a otras instructoras, como Luxandra y luego decidí entrar a la escuela de la Sra. Vanessa Angulo, donde trabajé como coreógrafa y parte de su cuerpo de baile. Todo de manera paralela a mi formación y trabajo con Nuryn Sanlley (R.I.P) y Soraya Gallardo, en jazz, afro y danza contemporánea. Asimismo, a mis estudios de Publicidad en UNAPEC y al inicio de mis estudios de Artes Plásticas en Altos de Chavón, la Escuela de Diseño.  Luego decidí formarme con otros estilos y otras maestras al descubrir un mundo de posibilidades por un verano que pasé estudiando Pintura en Nueva York. Sin embargo, nunca vi la danza como mi carrera principal, ¡y menos la danza oriental!. A pesar de que al año siguiente viví en Nueva York, con mucha información a mi disponibilidad, la danza continuaba siendo un “hobbie” para mí. Cuando decidí especializarme, fue cuando me mudé a la ciudad de Los Angeles y descubrí el nivel y respeto que se le tiene a esta danza. Allí tomé clases desde los niveles más básicos hasta talleres con personalidades reconocidas, y desde danza, teorías, hasta ritmología, me certifiqué como bailarina y profesora por Zahra Zuhair. Acepté trabajar para cuerpos de baile muy importantes y decidí convertir esta pasión en una carrera. 

¿Qué logros han marcado su vida profesional y personal? 

Los logros han sido muchos: premios, conocimientos y trabajar con personas reconocidas mundialmente, viajar a diferentes ciudades y países por mi trabajo; el poder hacer algo que amo y sostenerme con ello, el poder crear coreografías y verlas en escenario por mis estudiantes, así mismo pasa con los espectáculos. También ver la evolución de alumnas, aprendiendo desde 0, hasta ser grandiosas. ¡Son muchos los logros y satisfacciones profesionales!

En adición, esto me ha hecho ver que puedo llevar una vida sostenida meramente por el arte: Pintura y danza y eso me permite inculcar a mis alumnas que pueden hacer lo que deseen, siempre y cuando lo hagan con una base fuerte, preparación y con seriedad. De manera personal, me ha fortalecido porque esta decisión tiene sus pros y sus contras; y como no es una decisión tradicional, a veces estereotipan a los artistas y bailarinas. Principalmente en el caso de una bailarina de danza oriental, donde, por falta de información, se puede pensar que no se necesita preparación para ejercerla o que es una danza inclinada a lo sensual. Pero con mi estudio Tabla By Paula y  mis alumnas, quienes nos ven danzar, se educan sobre esta danza, que es elegante y que se requiere de mucha preparación para ejercerla (aunque sea de hobbie). Ese es uno de los logros profesionales más importantes para mí y para con mi país.

¿Cómo enfrenta Paula los nuevos retos?

Con paciencia (¡al menos trato!) y muchas conversaciones con mi esposo. También conversaciones con mis alumnas de danza, del show y de la vida. ¡Ah! ¡y con chocolate! Pobrecitos, mi esposo y mis alumnas que deben escucharme tanto. Creo que ellos tienen un reto mayor que yo.

Mi viaje al extranjero y, por ello, cierre de mi estudio en físico, ha sido un gran cambio repentino. También el querer preparar un show en tan corto tiempo para que mis alumnas y yo tengamos un cierre a esta etapa tan bonita e inicio de otra para todas. Ahora mismo ese es mi enfoque: mis alumnas y lo que este cambio es para nosotras. Ya en Estados Unidos me enfocaré en todos los otros retos que me esperan. Pero está bien, ¡me gustan mucho los retos!

¿Cuáles son su metas? 

El seguir formándome como bailarina y maestra, continuar siendo una buena representante de nuestro país con esta danza; acumular experiencias enriquecedoras tanto en EE.UU., como República Dominicana y otros países del mundo, paralelamente a mi carrera como pintora. El poder llevar a cabo algunos proyectos que tengo pautados para mi país y el poder continuar guiando a todas aquellas que quieran seguir o empezar a formarse conmigo, sin importar la distancia.

¿Alguna rutina que utilice antes de subir al escenario? 

Si puedo, horas antes veo un clip del final de la película Billy Elliot, cuando él entra al escenario ya hecho todo un hombre y bailarín principal. O el video de la película de Patrick Swayze, “I’ve had the time of my life”. O pensar en grandes bailarines e inspiraciones. Ya cerca del escenario, trato de recordar por qué bailo y recuerdo que estar nerviosa es normal, porque te importa lo que haces. Sí, me pongo súper nerviosa, y trato de pensar en que amo la danza y eso es lo más importante.

¿Volveremos a ver a Paula en escenarios dominicanos y compartiendo sus conocimientos? 

¡Claro que sí! Es parte de mis grandes metas. Desde ahora puedo decir que enseñaré en línea, que vendré a impartir talleres por temporada… y muchas cosas más. En cuanto a los escenarios, aún no les diré nada (¡ja!).

Cuéntanos un poco de lo que vimos el 10 de abril

Una recopilación de todas las producciones que he realizado en el país desde el 2011; pero lo más importante es que la calidad de los participantes es maravillosa en su campo, que fueron parte de mi historia en el país y que todos comprenden la importancia de esto para mí y mis alumnas: Omaris en la danza oriental que vino desde Estados Unidos, quien ha estado en casi todos mis espectáculos; Mónica Moscarelli, en la parte de flamenco, de origen argentino, pero que nos acompañó desde Bávaro, fue parte del primer festival de Tribal Fusion en el país, “Dominicana Goes Tribal” 2014; Rosanna Valera, quien fue parte de mi primer evento en el país en el 2011 y en la “Gala Rising Stars”; Rob Atencio, tremendo músico que junto a la banda de rock enloqueció al público  en mi festival “Dominicana Goes Tribal”;  y Fernando Pucheu, humorista que participó y destacó en los tres volúmenes de “Stand Up & Bellydance!”. Asimismo, pudieron ver a las alumnas que he formado, desde las que continuarán bailando y/o enseñando mi estilo: Eliza, Luz, Savery, Ambar y Canela; las que están adquiriendo o han adquirido el estilo y técnica del estudio Danna, Chahín, Alejandra, Adelle, Erolis, Biara, Susana, Carolina, María, Ana Gissel; hasta las más nuevecitas: Yanery, Natalia, Carmen Estela, Pamela, Esther, Lulú, Karolleen, Fermina, Patricia y Whendy. Fue un show súper entretenido, innovador y sobretodo, ¡hecho con mucho amor!

 

Paula y la danza de vientrePaula y la danza de vientre


Artículo relacionado

BYEBYE PAULA

One Comment - Write a Comment

Read the rest of this entry

A %d blogueros les gusta esto: